28 junio, 2006

El Caso Hildebrando 117

El 12 de mayo del 2006, el representante de la coalición "Por el Bien de Todos" Horacio Duarte presentó ante el IFE y ante la Fiscalía Especializada para la Atención de los Delitos Electorales (FEPADE) una denuncia en contra del PAN por el uso ilegal del Padrón Electoral y de la Lista Nominal de Electores del IFE. Al presentar su denuncia, Duarte mostró primero la página de Internet de Felipe Calderón, tras lo cual ingresó al apartado "Redes Por México", que tiene por objetivo registrar nuevos simpatizantes. Y tras esto, ingresó a un subapartado que abrió lo que quizá sea el archivo más grande de México sobre todos los mexicanos en edad de votar registrados ante el IFE. En sus propias palabras, dijo lo siguiente:

"Se tiene un acceso de registro a esas Redes por México y en ese registro te solicitan que ingreses algunos datos. Ojo, algunos datos de tu credencial de elector, y al momento que ingresas tus datos de manera correcta, tal cual están en la credencial de elector con comas, puntos y todo, te despliega en la siguiente ventana información que tú no has tecleado y que automáticamente el sistema te lo da".

"Uno de ellos, en donde se cambia por ejemplo una sola letra de uno de los nombres de las personas que se hace el ejercicio, y automáticamente aparece el mensaje que están erróneos... te piden que los teclees tal cual están en tu credencial de elector"


En pocas palabras, la base de datos manipulada por el PAN estaba construída pidiendo la información tal y como aparece en el Padrón Electoral sobre cada mexicano, hasta la última coma. No podía haber salido de ningún otro lado más que del mismo Padrón Electoral en el que están dados de alta todos los electores mexicanos registrador ante el IFE.

Por estar esta página de Internet abierta al público con los datos de los votantes, el representante de la coalición "Por el Bien de Todos" afirmó que se estaban violando los artículos 135 y 156 del Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales (Cofipe), donde se prohíbe dar mal uso al Padrón Electoral y la Lista Nominal de Electores. Y con el fin de impedir que la evidencia pudiera ser eliminada sin dejar rastro legal de su existencia, Duarte agregó que se hicieron varias pruebas de acceso a la página de Calderón en presencia de un Notario Público, anexando la Notarización como prueba en su queja.

Por casi mes y medio, la denuncia de Horacio Duarte permaneció debidamente congelada en la FEPADE (como suele ocurrir dentro de la PGR en todos los asuntos considerados delicados para el partido en el poder) , hasta que el asunto volvió a aflorar con mayor fuerza sacudiendo a la opinión pública. En la mañana del lunes 26 de junio del 2006, la conocida locutora y periodista Carmen Aristegui en su noticiario radiofónico "Hoy por Hoy" transmitido de lunes a viernes de las 6:00 A.M. a las 10:00 A.M. por la empresa capitalina XEW, dió a conocer que había recibido información que le había permitido acceder a una página intranet de las Redes por México. La información que Carmen Aristegui tenía era cierta dirección electrónica, la cual de acuerdo con el registro que quedó en la memoria del navegador (browser) de su computadora, es la siguiente:

http://200.77.243.133/intranet.usuario:Hildebrando117

Y una vez entrando en esa dirección, lo único que se necesitaba eran los siguientes datos:

Nombre de usuario: Hildebrando 117

Contraseña: captura

para tener acceso a lo que resultó ser el Padrón Electoral que incluye los datos de todos los mexicanos. (Es posible que quien le haya hecho llegar a Carmen Aristegui la información necesaria para poner esto al descubierto haya sido un "traidor" que en realidad no puede ser más que un ciudadano afiliado al PAN preocupado por la manera con la cual está siendo manejado el partido en el que posiblemente ha militado toda su vida, y preocupado por el rumbo que están tomando las cosas en México desde que la derecha y la ultraderecha accedieron al poder.)

La palabra "Hildebrando" requerida en el nombre de usuario es precisamente el nombre del cuñado incómodo de Felipe Calderón, y esto no era por pura coincidencia, ya que fué precisamente el hermano incómodo quien metió sus manos en la elaboración de la versión computarizada de la base de datos del Padrón Electoral.

Mientras su programa aún estaba al aire, justo en cuanto Carmen Aristegui comenzó a informar sobre la presunta ilegalidad que se estaba cometiendo con el manejo indebido del Padrón Electoral, alrededor de las ocho de la mañana la página electrónica desapareció como por arte de magia. Todavía en la mañana de ese 26 de junio del 2006, faltando menos de una semana para llevarse a cabo las elecciones presidenciales en el domingo de esa misma semana, cualquiera que tuviese la contraseña correspondiente, podía accesar una página de Internet sumamente interesante. Una página que contenía todos los datos de todos los mexicanos en edad de votar inscritos en el Padrón Electoral. Fotografía, huella dactilar, domicilio, edad, sexo, en fin, toda la información se podía obtener allí. Y cualquiera que tuviese la clave de acceso podía obtener y bajar públicamente desde Internet la información sobre los datos de cualquier votante. De cualquier modo, aunque la página desapareció apresuradamente, Carmen Aristegui pudo confirmar que en la base de datos accesible a través de dicha página Internet aparecían los datos personales y direcciones de gente conocida, entre la cual se puede mencionar al Presidente del Instituto Federal Electoral, Luis Carlos Ugalde, al candidato priista Roberto Madrazo Pintado, e inclusive el hijo del conocido comunicador Joaquín López Dóriga, además de la misma Aristegui y los hermanos de ella. En efecto, lo que se comprobó era que a través de dicha página se podían accesar los datos de todos los mexicanos. Y por si queda alguna duda de que gente con sus manos sucias haya estado violando la confidencialidad del Padrón Electoral a tal grado, se reproduce a continuación la portada del periódico DIARIO MONITOR en su edición del 28 de junio del 2006 -faltando tan sólo cinco días para las elecciones presidenciales- en donde aparecen los datos confidenciales del mismo Presidente del IFE Luis Carlos Ugalde tal y como les llegó en un correo electrónico al día siguiente de que Carmen Aristegui tuvo acceso a la misma información a través de la página Internet del candidato de las manos limpias:





Si la confidencialidad de los datos personales del mismo Presidente del IFE no está segura, podemos dar por hecho que ningún mexicano está a salvo ya de tal violación a la confidencialidad de sus datos personales.

El que esta información haya estado tan accesible (posiblemente siga aún accesible a través de un simple cambio en la dirección de correo electrónico) en todo México a través de Internet es sumamente preocupante por aquello a lo que se pueda prestar en manos de gente indecente sin escrúpulos, y ciertamente quienes se han conducido en esta forma es gente carente de escrúpulos y freno moral. Como ejemplo ilustrativo, un depredador sexual podría utilizar el enorme banco de datos del Padrón Electoral para localizar en forma precisa el domicilio físico de una jovencita de 18 años a la cual quiera hacer víctima de sus bajos instintos. Con el solo nombre de la jovencita, puede saber exactamente en dónde vive. Pero no solo puede saber exactamente en dónde vive. En el mismo padrón electoral puede localizar quiénes viven con ella, cuántos familiares viven con ella. Esta información puede ser más que suficiente para hacer a la jovencita una víctima de amenazas o chantajes con el fin de presionarla para que ceda a las pretensiones del depredador. ¿Habrá un padre o una madre de familia en alguna parte de México que quiera exponer a su hija o a sus hijas a este tipo de peligros?

Por estar esta base de datos en manos de quienes estaba, la información sobre cualquier mexicano se podía considerar disponible en cualquier momento en cualquier parte de la República para gente afín a la causa de la extrema derecha que tiene infiltrado al PAN, o sea para gente leal a los intereses de la Organización Nacional del Yunque.

El vocero de la diputación federal perredista, Inti Muñoz Santini, hizo hincapié en que "los coordinadores de la campaña del PAN podían accesar a información de carácter confidencial que, evidentemente, según lo están diciendo los expertos, sólo puede estar incluida en el Padrón Electoral y en otro tipo de padrón de beneficiarios de programas sociales y de políticas públicas del gobierno federal". Y reiteró luego que siendo titular de SEDESOL, la entonces Secretaria de SEDESOL Josefina Vázquez Mota le entregó al cuñado incómodo de Felipe Calderón, Diego Zavala, los datos personales de las familias beneficiarias de los programas federales de combate a la pobreza -en especial el programa Oportunidades- dentro de la estrategia del PAN de recuperar terreno en estados donde no gobierna ni tiene posibilidades de ganar. El representante de la Alianza por México (PRI-PVEM), Felipe Solís Acero, ante el Consejo General del IFE, fué más directo al afirmar que "esa información que no tienen los partidos sí la tiene el gobierno; la tuvo la señora (Josefina) Vázquez Mota, quien por la mañana era aún la secretaria de Desarrollo Social y por la tarde era ya la coordinadora de campaña de Calderón, y se la llevó allá a la campaña, la metió a la página de Internet del PAN y con la ayuda del cuñadazo (Diego Zavala) la están utilizando con efectos de carácter electoral".

En relación al banco de datos del programa oficial de ayudas económicas para los pobres conocido como "Oportunidades", programa destinado a ganar las simpatías (y los votos) de los mexicanos residentes en las 86 mil comunidades de escasos recursos en donde el programa es aplicado, el 28 de junio del 2006 la Agencia REFORMA publicó un reportaje titulado "Oculta SEDESOL Oportunidades" que dice lo siguiente sobre el uso discrecional de dicho banco de datos volviéndolo inaccesible a todos los partidos políticos ajenos al PAN:

"El programa oficial de ayudas económicas a los pobres, Oportunidades, clasificó como "confidencial" la información que identifica a las familias que son apoyadas en cada una de las 86 mil localidades marginadas donde opera, pese a que anteriormente sí las reconocía y a pesar de que otros programas de subsidios también identifican a sus beneficiarios en cada poblado (esta información es la que presuntamente se llevó consigo Josefina Vázquez Mota entregándosela a Felipe Calderón al convertirse en coordinadora de su campaña electoral, una información valiosa que estaría a plena disponibilidad del PAN pero inaccesible para los demás partidos políticos, introduciendo una ventaja desleal en la competencia electoral a favor del PAN, por si no bastasen todas las demás ilegalidades y trampas concedidas al partido oficial para garantizarle su permanencia en el poder).

Una resolución del Instituto Federal de Acceso a la Información Pública (IFAI) de abril del año pasado (2005), indica que Oportunidades identificaba por nombre a las familias apoyadas en cada localidad, pero en mayo de este año (2006) el programa que depende de la Secretaría de Desarrollo Social (SEDESOL) informó que estos datos eran suprimidos.

En el padrón de familias beneficiadas se brinda información de las familias (nombres) que se benefician del programa, desagregada por cada estado, municipio y por cada una de las localidades que integran cada municipio, según consta en la resolución 22/05 del IFAI. (Puede verse aquí que esta es una información que, una vez sellada por la SEDESOL para que ninguno de los otros partidos políticos ajenos al PAN pudieran tener acceso a ella, de ser puesta a la venta en el mercado podría cotizar un precio de varios millones de pesos, por la cantidad numerosa de votantes mexicanos que pudieron haber sido influenciados en su intención del voto a través del programa Oportunidades).

"Los detalles del padrón solicitados (de manera individual y a nivel localidad), han sido omitidos de las versiones públicas por contener especificaciones que por su detalle incorporan datos personales clasificados como confidenciales", respondió Oportunidades un año después, el 26 de mayo pasado (2006), para impedir el acceso a los datos cuando le fueron solicitados vía la Ley de Transparencia.

La nuevas versiones del padrón de Oportunidades contradicen disposiciones contenidas en la Ley Federal de Transparencia y en el Presupuesto de Egresos, y hacen imposible verificar si los criterios de asignación de las ayudas estén siendo cumpidos. (Cabe recordar que por mucho tiempo Vicente Fox estuvo jactándose ante los mexicanos que su gobierno era un claro ejemplo de transparencia como nunca antes la había habido en la historia de México.)

El artículo 63 de la Ley de Transparencia indica que si una información ha sido considerada como pública, ésta no puede después ser reservada (¡sobre todo en tiempos electorales!), y el artículo 12 de la misma ley obliga a publicar los nombres de los beneficiarios y los montos que reciben, algo que tampoco cumple Oportunidades.

El artículo 55 del Presupuesto de Egresos solicita a las dependencias que identifiquen con la Clave Unica de Registro de Población (CURP) a los beneficiarios de los programas sociales, una obligación que tampoco se cumple.

Pese a que las resoluciones del IFAI indican que antes sí era posible conocer el nombre de las familias apoyadas en cada localidad, Oportunidades dijo que esa información nunca ha estado disponible por razones de confidencialidad (¿?)


Al ir estallando el escándalo día tras día del caso Hildebrando 117 faltando menos de una semana para la celebración de las elecciones presidenciales, podemos ver por los encabezados de las notas periodísticas








que, en efecto, estaba saliendo a la luz pública -quizá ya muy tarde- algo sumamente sucio que, de haber salido medio año antes, por la terrible ilegalidad que encierra y por las temibles consecuencias para cada mexicano viviendo en territorio nacional, posiblemente le hubiera hundido desde un principio a Felipe Calderón todas sus esperanzas para convertirse en el próximo Presidente de México (el asunto del caso Hildebrando 117 es tan grave que, en otros países, una ilegalidad de este tipo descalifica de la contienda electoral al candidato que ha sido beneficiario de este tipo de tácticas). Esto es exactamente lo mismo que ocurrió con el asunto de los "Amigos de Fox", el pueblo de México se enteró demasiado tarde del cochino financiamiento de la campaña de Vicente Fox. De haber sabido el pueblo de México que esta campaña estaba siendo financiada con dineros negros de procedencia ilícita, posiblemente la candidatura de Fox se habría hundido desde un principio con un voto de castigo y la gente habría votado masivamente por otra opción como el Ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano o inclusive por el candidato priista Francisco Labastida Ochoa (aunque esto último hubiera significado retener al PRI por otro sexenio en el poder). Y ciertamente, muy pocos mexicanos habrían votado por Vicente Fox de haber tenido conocimiento de sus nexos y sus compromisos con lo peor de lo peor que puede haber en México: la extrema derecha, con presencia encubierta de alcance nacional a través de la Organización Nacional del Yunque, la cual hoy como ayer ahora respalda con todos sus recursos económicos y de otra índole a su nuevo candidato Felipe Calderón. Y por si hubiera alguna duda de ello, a continuación se reproduce un artículo elaborado por el periodista Alvaro Delgado (el mismo que desenmascaró a la Organización Nacional del Yunque desnudándola ante el pueblo de México) y publicado justo al mismo tiempo en que el IFE presentaba su denuncia oficial por el uso indebido del Padrón Electoral. El artículo se titula "Facciosos al rescate de Calderón" (podría muy bien haberse titulado "Neo-nazis mexicanos al rescate de Calderón"):

Una vez más quieren engañar, pero no hay que irse con la finta: la insolente e inmoral campaña de miedo profusamente difundida en radio y televisión, articulada con la de Felipe Calderón y el gobierno de Vicente Fox - otro traficante de influencias desde su cargo -, tiene patrocinadores con nombre y apellidos.

Está al aire una apabullante campaña que reivindica el Consejo Coordinador Empresarial (CCE), el organismo de presión de las cúpulas, que tiene como propósito defender los logros - los suyos, se entiende - en los gobiernos de Miguel de la Madrid, Carlos Salinas, Ernesto Zedillo y Fox, que pretenden prolongar con el gerente en turno del país.

A un costo multimillonario, que jamás darán a conocer los patrones, los dos promocionales del CCE son nítidos: al margen del escrúpulo democrático - del que es evidente que carecen los dirigentes - y contra las decisiones del órgano electoral, cuya defensa promueven cuando conviene a sus altos intereses, llaman a los mexicanos seguir por la misma ruta, la que encarnan Calderón o Roberto Madrazo, lo mismo da.

El dirigente del CCE, el chihuahuense José Luis Barraza, piensa que los mexicanos son estúpidos, y que se tragan el cuento: con la engañifa de que los promocionales alientan un "voto razonado", se instrumenta esa campaña en la misma línea propagandística panista del terror y el odio, en condiciones creadas por el propio Fox, quien insiste en entrometerse en la contienda. "Apostarle a algo distinto es retroceder", claman los engañosos mensajes financiados por las cuotas que pagan los agremiados en las cámaras que integran el CCE, en la sintonía que tuvieron, hace un año, los enfocados a apoyar el golpismo del desafuero del jefe de Gobierno del Distrito Federal (GDF), Andrés Manuel López Obrador, articulados con la campaña que hizo la Secretaría de Gobernación mediante el fantasmal "México en paz".

En esa misma línea se inscriben otros dos promocionales actuales que trasladan la circunstancia de Venezuela a México, con su nuevo engendro favorito, Hugo Chávez, llamando a tomar las armas. El objetivo es el mismo: ante la barbarie que describen, omisos de la realidad nacional, Calderón se levanta como supremo adalid de las libertades. Suscriben los otros spots "Compromiso joven" y "Cehlíder", que significa Centro de Liderazgo y Desarrollo Humano, con sede en Chihuahua capital, domicilio de las empresas de Barraza, ex presidente de la Coparmex y donde se articulan, como en todo el país, intereses económicos con intereses políticos mediante Sociedad en Movimiento, otra iniciativa de los patrones del país. ¿Qué es y para qué sirve Cehlíder? Según su sitio en Internet, es un organismo de Chihuahua que tiene la misión de "formar jóvenes líderes, socialmente responsables, que promuevan el bien común para contribuir a un México más próspero y con oportunidades para todos", y sus valores son el compromiso social, la integridad, el servicio, la responsabilidad, la calidad y el trabajo en equipo. Muy bien, nobles propósitos.

Pero ¿quién maneja y financia Cehlíder? Lo dirige un muchacho de nombre Luis Terrazas Seyffert. Es propietario, entre otros negocios, del rancho San Luis - donde se crían venados cola blanca, coyotes, pumas y jabalíes -, y que recibió, el año pasado, un financiamiento por 340 mil pesos de la Organización de Estados Americanos (OEA) y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para sus labores de adoctrinamiento.

Pero Terrazas Seyffert también gusta de la política, aunque no es imparcial ni desinteresado: es vicepresidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) y, además, militante activo del Partido Acción Nacional (PAN), junto con su hermana Gabriela, hijos ambos de Enrique Terraza Torres, coordinador financiero de Calderón en Chihuahua y aspirante a suceder a Francisco Barrio en 1998. Propietario del grupo inmobiliario Ruba, del que es director general Alfredo Arce Arizmendi, también militante activo de ese partido, Enrique Terrazas Torres está dedicado a la industria de la construcción en Chihuahua, Baja California, Jalisco, Nuevo León y Coahuila. Su hermano Federico es, a su vez, propietario de Cementos de Chihuahua, y ambos son financieros de las campañas de los candidatos panistas que les son afines, obviamente los que comparten la colusión entre los poderes económicos y políticos.

Cehlíder es un centro de adoctrinamiento de la extrema derecha, como lo fue Desarrollo Humano Integral y Acción Ciudadana (DHIAC), organismo de fachada de la Organización Nacional del Yunque y dirigido en Chihuahua por Enrique Terrazas. Uno de los cuadros egresados de ese organismo es Jorge Manzanera, ex presidente del PAN en Chihuahua y principal estratega electoral de Calderón.

Manzanera, vale decirlo, tiene del despacho que sirve de camuflaje a Antonio Solá - el asesor del Partido Popular español de Calderón -, responsable de la guerra sucia junto con el estadounidense Dick Morris, y quien durante los primeros meses de la campaña solía acompañar al candidato en las desabridas giras por el país para darle asesoría personalizada y acercarle agua o té para curar su delicada garganta.

De manera que no hay nada de casualidad en los histéricos promocionales del CCE y Cehlíder, que se enmarcan en la desestabilización, deliberada y por incompetencia, del gobierno de Fox y la recua de funcionarios de El Yunque que controlan las áreas clave de la administración pública federal: Carlos Abascal, en Gobernación; Francisco Xavier Salazar Sáenz, en el Trabajo; Ana Teresa Aranda, en Sedesol; José Luis Luege, en Semarnat; Ana Rosa Payán, DIF; Ramón Muñoz Gutiérrez, en la propia Presidencia de la República...

Tampoco hay casualidad en la peregrinación del sábado a la Villa: convocada por organismos de fachada de El Yunque, que suelen manipular la fe de mexicanos católicos, apareció por ahí Salazar Sáenz - Capablanca en la organización secreta -, como si la Virgen de Guadalupe tuviera la culpa de la muerte de 65 mineros y el lío sindical vigente.

Ni la hay, menos todavía, en el arropamiento de Elías Villegas, Pedro, en el mitin de Calderón este lunes en el estadio León, en Guanajuato, donde El Yunque pretende mantener la hegemonía.

(Noticia de última hora: Faltando tan solo tres días para la celebración de las elecciones presidenciales, la agencia noticiosa APRO publicó una nota de acuerdo a la cual el IFE anunció que ya se tenía "plenamente identificado" a un presunto culpable de la filtración de datos confidenciales que obran en el Padrón Electoral del IFE. De acuerdo con el anuncio, se trata de "un funcionario de menor rango" que ingresó con una clave autorizada a cuando menos cinco fichas personales de políticos inscritos en el Padrón Electoral, y contravino la ley electoral al difundir los datos. La nota agrega que los accesos dejaron un rastro en los registros de seguridad del IFE que dió el nombre del sujeto, la hora en la que ingresó a la base de datos, el número de ocasiones que accesó a una misma ficha, e, incluso, la computadora desde la cual actuó. Hasta aquí, todo parece estar en orden, excepto por un cabo suelto: la información a la cual tuvo acceso la periodista Carmen Aristegui no era una computadora con un domicilio electrónico del IFE, era una computadora con el domicilio electrónico del equipo online del candidato del PAN Felipe Calderón asignado al enlace de las "Redes por México". Y hasta el momento, nadie dentro del IFE se ha atrevido a explicar este cabo suelto. Podemos aceptar la explicación de que "un funcionario de menor rango" del IFE haya accesado información confidencial del IFE enviándola fuera del IFE. Pero no es posible aceptar que ese "funcionario de menor rango" haya tenido los talentos de convencimiento necesarios para obtener autorización del PAN para meterles esa información dentro de una base de datos manejada de manera restringida dentro del PAN. Y mucho menos es posible aceptar que ese "funcionario de menor rango" haya tenido la habilidad extraordinaria de un hacker capaz de meter -a través de Internet- dentro de las computadoras del PAN la información que él mismo habría robado del IFE, todo ello sin la autorización ni el conocimiento ni del PAN ni del IFE. Si tuviera tales talentos, ese "funcionario de menor rango" podría ganar veinte veces más de lo que pueda estar ganando en estos momentos ofertando sus conocimientos informáticos a una empresa como Microsoft o Oracle. La sospecha lógica inmediata es que este "funcionario de menor rango" no es más que un chivo expiatorio fabricado con toda celeridad para desactivar una poderosa bomba de tiempo que amenaza con mandar a la ruina todo el proceso electoral presidencial del 2006. En cuyo caso, estaríamos ante una innovación de nuestros tiempos: no sólo hay delincuentes cibernéticos, ahora ya hay chivos expiatorios cibernéticos. Y si el acusado es inteligente y no quiere que le ocurra algún daño físico ni a él ni a sus familiares inmediatos, la única opción que le queda es seguirles el juego, porque si se pone pesado, su rebeldía puede terminar costándole su propia vida.)

3 Comments:

Blogger Eratóstenes Horamarcada said...

Creo que a ese hombre (el "chivo expiatorio") lo compraron.

viernes, 30 junio, 2006  
Blogger Nation84 said...

ah si la pejejornada......
Que periodico tan confiable e imparcial!

miércoles, 19 julio, 2006  
Blogger andrax said...

vean convocatoria en www.ciudadpeje.blogspot.com muy interesante.

viernes, 25 agosto, 2006  

Publicar un comentario

<< Página Principal